The Fuckington Post

Independent News from Alternative Sources

Más de 47 mujeres asesinadas ed 2014, pero el feminicidio no es la única violencia

En esta semana del 25 de noviembre en que nuevamente hacemos el fúnebre recuento de las víctimas mortales de la violencia machista, las cifras oficiales mantienen el engaño de que “únicamente” son 47 las asesinadas en 2014. Sabemos, por las investigaciones de nuestras compañeras de trabajo feminista, que esa cifra hay que aumentarla en 10 más, siguiendo los parámetros de la espúrea catalogación que se arbitra en relación a la famosa Ley Integral de Violencia de Género. Pero ni son estas las únicas víctimas ni el feminicidio es la única violencia.

1372. Más de 47 mujeres asesinadas ed 2014, pero el feminicidio no es la única violencia

Las que mueren después de meses de haber sufrido diversas heridas por la mano de su verdugo no se cuentan en esa macabra lista. Las que se suicidan en la desesperación de no encontrar salida a su angustiosa situación no se inscriben en la cuenta. Las que mueren por enfermedades producidas por el maltrato no existen como víctimas de violencia de “género”.

Pero son muchas más las violencias que se ejercen contra las mujeres españolas. Si en España se hubiese aprobado la ley venezolana “Sobre el derecho a una vida libre de violencia para las mujeres” se habría establecido legalmente 19 clases de violencia. La psicológica, el acoso y hostigamiento, las amenazas, la violencia física, la sexual, la violación conyugal, la prostitución forzada, la esclavitud sexual, el acoso sexual, la violencia laboral, la violencia patrimonial y económica, la violencia obstétrica, la esterilización forzada, la violencia mediática, la  violencia institucional, la violencia simbólica, el tráfico de mujeres, adolescentes y niñas y la trata de mujeres, adolescentes y niñas.

En este año, que aún no acaba, 30 mujeres han sido asesinadas por sus hijos, una de ellas lo fue por el marido y el hijo, pero no entraron en el catálogo de víctimas de violencia de género porque la Ley no las incluye. Al ser la madre, y no tener ninguna relación sentimental con el asesino no merecen la protección legal.

Un tío estuvo acosando sexualmente a su sobrina de 13 años hasta que, ante su rechazo, la asesinó. Esa niña no es víctima de violencia de género al no ser ni la esposa ni la pareja estable del criminal.

Una madre estuvo implorando durante meses al juez, que disponía de su vida y felicidad, que no le concediera el régimen de visitas de su hija de 7 años al marido maltratador, porque temía que la agrediera, sin que el juez atendiera sus súplicas, hasta que el padre la asesinó.  Ni la madre ni la hija son víctimas de violencia de género.

Decenas de mujeres prostituidas son asesinadas cada año por su proxeneta, chulo, macarra o cliente, sin que entren en la fúnebre lista de víctimas de violencia de género, porque ninguna relación sentimental las unía a su asesino.

Cientos de miles de mujeres, adolescentes y niñas son traficadas para la prostitución en España. Los cálculos conservadores dicen que 500.000 cada año entran por todas las fronteras para ser vendidas y esclavizadas en nuestro país y en el resto de Europa. Pero tales delitos no constituyen violencia de género, sino el más específico de trata con fines de explotación sexual, porque al parecer esas mujeres no pueden ser tratadas igual que las demás víctimas de violencia de género.

Una muchacha era víctima del acoso sexual de un vecino que la perseguía en la escalera, en el vestíbulo de la finca y en el ascensor. Después de denunciarlo, únicamente se le condenó a una multa en un juicio de faltas y siguió viviendo el mismo rellano de la finca donde la joven lo veía cada día. No se dictó orden de alejamiento porque no era víctima de violencia de género.

UGT publica cada año un informe en el que afirma que el 75% de las trabajadoras sufre acoso sexual en el trabajo. Pero estas no son víctimas de violencia de género, por tanto no merecen protección especial.

Sandra fue golpeada repetidamente por la policía cuando la detuvo en una calle de Madrid. Apaleada y pateada en el suelo cuando ya se hallaba esposada ingresó en el CIE con morados  y lesiones en todo su cuerpo. Como intentó resistirse va a ser juzgada el próximo viernes 28 de noviembre por agresión a la autoridad. En los CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros) donde permanecen secuestrados miles de emigrantes, las mujeres son objeto de acoso, abusos sexuales, violaciones, golpes y humillaciones por parte de los policías, los guardianes y otros reclusos, pero tampoco son víctimas de violencia de género y por tanto no se pueden solicitar las medidas de prevención y punición que la ley establece.

Noelia Cotelo es golpeada repetidamente en la prisión donde cumple condena y permanece a veces días esposada a la cama. Muchas presas son víctimas también de acoso sexual y violaciones por parte de sus carceleros. Pero esta violencia, que se repite continuamente en las prisiones de España sin que cause escándalo a los bienpensantes ciudadanos, no entra en los parámetros establecidos en la Ley de Violencia de género.

Miles de esposas son despojadas de su casa y de toda ayuda económica y miles de madres están sufriendo la retirada de la custodia de sus hijos, en procesos de divorcio sentenciados por jueces y juezas machistas, a los que esa espúrea invención del SAP (Síndrome de Alienación Parental) ha convencido de la maldad intrínseca de las mujeres, después de que forenses, psicólogos y asistentes sociales hayan emitido dictámenes aprobando la conducta del marido y repudiado la de la esposa. Pero nadie puede acusar de violencia institucional a tales funcionarios de la Administración de Justicia, simplemente porque tal delito no existe en el articulado de la ley.

Cientos de policías no atienden las denuncias de maltrato interpuestas por las víctimas, a las que aconsejan que no inicien un proceso que destrozará a la familia, llevará a su marido a la cárcel y dejará a los hijos sin padre. Pero esos funcionarios no son responsables de causar violencia alguna a las que acuden en busca de amparo institucional.

Miles de honrados ciudadanos y ciudadanas escuchan desde su casa los golpes y gritos de alguna vecina que es brutalmente apaleada  por su marido sin que intervengan para detener la agresión, ni aún telefoneen a la policía, escudándose en el anonimato. Cuando la víctima es asesinada se atreven a declarar en la televisión que el crimen “se veía venir dadas las palizas que recibía la mujer”, sin que puedan ser denunciados por denegación de auxilio, delito que sí existe para quien no ayuda a un accidentado en carretera.

Cientos de miles de trabajadoras son despedidas por el empresario cuando quedan embarazadas, cuando no atienden los requerimientos sexuales de su jefe o de otro trabajador con influencia en la empresa o cuando interesa amortizar un puesto de trabajo y millones de empleadas de todas las clases perciben hasta un 30 y 40% menos de sueldo que sus compañeros varones en el mismo puesto de trabajo. Pero tal discriminación no puede catalogarse como violencia de género.

Porque ninguna de estas violencias está recogida en la que, con todo descaro, llaman “Ley Integral de Violencia de Género”. Y por tanto no pasan a engrosar el número de víctimas que conmemoramos cada 25 de noviembre.

____________________

Autora: Lidia Falcón

Fuente: diariodelaire.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 28/11/2014 por .
A %d blogueros les gusta esto: