The Fuckington Post

Independent News from Alternative Sources

Organizaciones alertan de un desastre humanitario en el este de Ucrania por el bloqueo a la ayuda

“Los batallones de voluntarios partidarios de Kiev bloquean de forma creciente la ayuda humanitaria dirigida al este de Ucrania, lo que exacerbará la crisis humanitaria que se cierne en la región en vísperas de Navidad y Año Nuevo”, ha declarado Amnistía Internacional.

1453. Organizaciones alertan de un desastre humanitario en el este de Ucrania por el bloqueo a la ayuda

Convoy humanitario bloqueado en un puesto de control cerca de Donetsk, el 18 de diciembre © Fundación Rinat Akhmetov.

“Con la llegada del invierno, la situación —ya desesperada— del este de Ucrania está empeorando aún más porque los batallones de voluntarios impiden que la ayuda alimentaria y los medicamentos lleguen a quienes los necesitan. No es ningún secreto que la región afronta un desastre humanitario y que son muchos quienes ya están en peligro de morir de hambre”, ha afirmado Denis Krivosheev, director en funciones del Programa Regional para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional.

“Estos batallones suelen actuar como bandas de renegados y es urgente controlarlos. Negar comida a las personas atrapadas en un conflicto es contrario al derecho internacional, y los responsables deben responder de sus actos.”

Según la información que ha recibido Amnistía Internacional, los batallones partidarios de Kiev, entre ellos Dnipro-1 y Aidar, han bloqueado la entrada de la ayuda en los territorios controlados por las autodenominadas República Popular de Donetsk (RPD) y República Popular de Luhansk (RPL).

Las fuentes indican que el batallón de voluntarios Dnipro-1, junto con miembros del batallón Donbass y de la milicia Pravyi Sektor, han bloqueado 11 carreteras que van al territorio controlado por la RPD y se han negado a permitir el paso de la mayoría de los convoyes de ayuda porque creen que la comida y la ropa terminan donde no deben y podrían venderse en lugar de entregarse como ayuda humanitaria. También insisten en la liberación de los prisioneros que están en manos de las fuerzas separatistas como condición para conceder acceso al este a la ayuda humanitaria.

La semana pasada, el batallón Dnipro-1 impidió el paso de al menos cuatro convoyes enviados por la fundación humanitaria de Rinat Akhmetov, uno de los hombres más ricos de Ucrania, en las carreteras que llevan al territorio controlado por los separatistas.

Tras detener uno de los convoyes, Vladimir Manko, subcomandante del batallón Dnipro-1, dijo a los medios de comunicación ucranianos:

“No tenemos ningún control sobre la otra parte. Resulta que estamos en guerra con ellos y estamos derramando nuestra sangre, pero al mismo tiempo les estamos alimentando.”

Más de la mitad de la población de estas zonas depende ya totalmente de la ayuda alimentaria, pues desde que se inició el conflicto en mayo no se pagan regularmente los salarios, pensiones y subsidios sociales. La decisión en noviembre de las autoridades ucranianas de Kiev de separar esencialmente la región del sistema financiero ucraniano también está contribuyendo a las dificultades que sufre la población local.

Un miembro del personal de la ayuda humanitaria de la región de Luhansk informó a Amnistía Internacional de que el batallón Aidar también para y registra los coches que van desde Starobil’sk a Luhansk y viceversa. Según los informes, miembros del batallón, que ha estado implicado en detenciones arbitrarias y torturas, impiden la entrada en la región de comida y medicinas.

El cooperante recordó un caso en el que, en un control de carretera, robaron de un autobús unas medicinas destinadas a cuatro ancianos de Krasnodon que sufren afecciones del corazón y de la presión arterial.

“Una cosa es verificar el contenido de los convoyes humanitarios que cruzan la línea del frente e impedir su paso, otra. Tratar de crear unas condiciones de vida insoportables es algo totalmente distinto. Usar el hambre de la población civil como método de guerra es un crimen de guerra”, afirmó Denis Krivosheev.

La población de la región lleva sufriendo seis meses los combates entre las fuerzas controladas por Kiev y las de los separatistas partidarios de Rusia. Más de 4.700 personas han muerto y miles más viven con el temor de quedar atrapadas entre dos fuegos o aisladas de suministros vitales de comida y medicinas.

Amnistía Internacional reitera su petición a las autoridades ucranianas de que controlen a los batallones de voluntarios y garanticen que la ayuda humanitaria llega a quienes la necesitan desesperadamente.

____________________

Fuente: elmercuriodigital.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 26/12/2014 por .
A %d blogueros les gusta esto: