The Fuckington Post

Independent News from Alternative Sources

Islamofobia, Discriminación y Estigmatización

En diciembre de 2004 el entonces Secretario General de la ONU, Kofi Annan, alertaba de que cuando el mundo se ve obligado a acuñar un término para nombrar una nueva forma de intolerancia dentro de la sociedad, ello, supone un hecho triste y preocupante, y que esto es exactamente lo que ocurre con el término islamofobia.

1585. Islamofobia, Discriminación y Estigmatización

La palabra islamofobia fue usada por primera vez en la historia en el año 1925 en Francia, cuando las autoras Elienne Dine y Slima Ben Ibrahim escribieran “delirio islamofóbico” en su libro L’Orient vu de l’ Occident. La manera en la que éstas acuñarían el término, nada tendría que ver con la connotación discriminatoria con la que es usado actualmente en medios de comunicación. Este cambio de significado, sería popularizado por el think tank británico “The Runnymede Trust” en 1997 gracias a su informe Islamophobia: a challenge for us all (Islamofobia: un desafío para todos).

Islamofobia: un desafío para todos

En este informe, el think tank resaltaba que en varios países europeos, la presencia cada vez más numerosa de musulmanes, comenzaba a suponer un problema de convivencia en sitios como Reino Unido o Alemania. De este modo, este trabajo comenzó a establecerse como una herramienta fundamental para entender este nuevo fenómeno social que se focaliza en la discriminación hacia la población musulmana en Occidente, y sería a partir de entonces, cuando el término islamofobia se popularizaría.

Para los expertos de “The Runnyemede Trust”, islamofobia es la hostilidad no infundada hacia el Islam, hostilidad que acarrea consecuencias prácticas como la injusta discriminación hacia individuos y comunidades musulmanas, así como exclusión de los musulmanes de las principales corrientes políticas y sociales.

Tres años después de los ataques del 11-S, la ONU se convertía en la primera organización internacional en reconocer la islamofobia como fenómeno discriminatorio, siendo también en este mismo año, cuando el Consejo de Europa daría la primera definición oficial de lo que es la islamofobia. La ONU a través de su entonces Relator Especial para formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas, Doudou Diène, establecería la islamofobia como un fenómeno que entraña discriminación, prejuicio, hostilidad y trato desigual hacia los musulmanes o del que los musulmanes son víctimas. Por otro lado, el Consejo de Europa en su informe Islamophobia and its consequences on Young People (Islamofobia y sus consecuencias sobre la juventud), la define como el miedo y prejuicio hacia el Islam, los musulmanes y todo lo que con ambos tiene relación.

La pregunta ahora reside en, si desde entonces, y más particularmente a raíz de los recientes ataques terroristas en Francia y Dinamarca, así como los crecientes influencia y poder del grupo terrorista del Estado Islámico, o Al Qaeda, están ayudando a que la estigmatización y estereotipo negativos hacia los musulmanes se incrementen hasta llegar a la islamofobia en sí misma.

Discriminación ¿contra los musulmanes o el Islam?

Uno de los principales argumentos de aquellos reacios a aceptar la religión del Islam y a los musulmanes, es que el Islam es una religión que incentiva la violencia, o que el Islam es violento en sí mismo. Otros, como el autor Fred Halliday, argumentaban que el Islam habría sido siempre la religión enemiga de Europa, como demuestran los hechos históricos de las cruzadas a lo largo del viejo continente, o la Reconquista en España, ahondando así en las diferencias culturales que la religión por antonomasia impera en Europa (cristianismo) y la religión del Islam. Sobre esta diferencia de culturas, también habló el politólogo Samuel Phillips Huntington, cuya obra ‘El choque de civilizaciones‘ dio mucho que hablar y fue duramente criticada por ser usada para legitimar la diferencia social que para muchos, per se, se encuentra en el mundo Occidental en contraposición con al Islam, siendo el propio Huntington quién escribiría en esta obra que el problema para Occidente, no es el fundamentalismo islámico, sino el Islam, una civilización diferente cuya gente está convencida de la superioridad de su cultura y que además, está obsesionada con la inferioridad del poder de Occidente. Estas palabras, han sido usadas numerosas veces para justificar en Occidente, sobre todo en EEEUU y Europa, medidas de seguridad en especial contra la población musulmana, todo ello para evitar, desde ataques terroristas hasta la posible islamización de Europa.

Latuff: Islamophobia: Carlos Latuff on growing Islamophobia in Europe. Flickr: tartanactivist.

Hechos

Lo cierto es que desde mediados del 2000, la discriminación contra los musulmanes incrementa de modo muy paulatino en Occidente. Amnistía Internacional, en 2012, publicó también un informe titulado Choice and prejudice. Discrimination against Muslims in Europe (Elección y prejuicio. Discriminación contra los musulmanes en Europa), en el que se recogían casos de discriminación contra población musulmana en Europa fruto, principalmente, del estereotipo negativo hacia los musulmanes como potenciales terroristas o ciudadanos peligrosos, siendo las mujeres con velo, el objetivo más visible y principal de esos casos de discriminación.

Lo cierto es que Europa se debate entre la integración fallida -o no-, las puertas abiertas a migrantes para nuevas oportunidades –o no-, con el miedo al terrorismo internacional del yihadismo islámico, que no deja de ser una corriente ideológica radical y no una rama atrofiada del Islam tal y como indica el profesor Youssef M. Choueiri en su libro ‘El fundamentalismo islámico’.

Son cada vez más los ciudadanos occidentales que se vuelven reacios y escépticos a aceptar a los migrantes musulmanes ya que consideran que de manera directa o indirecta, no encajan en la sociedad occidental por razones culturales y de igualdad, o pueden estar relacionados con la atrocidad del terrorismo. Cabe ahora preguntarse, hasta qué punto, el estereotipo, la diversidad cultural, el yihadismo, la discriminación, y los intereses internacionales de todos los actores de nuestro teatro mundial -tan ajenos como siempre al ciudadano de a pie- van a seguir tocando una pieza a tan alta voz, contra la que no puedan ni el sentido común, ni los valores democráticos en los que creen millones de personas en todo el mundo, incluidos los musulmanes.

____________________

Autora: Ana Adela Rubio

Fuente: unitedexplanations.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 21/02/2015 por .
A %d blogueros les gusta esto: