The Fuckington Post

Independent News from Alternative Sources

El Pentágono publicó 200 fotos muy esperadas sobre abusos en Irak y Afganistán

El Departamento de Defensa publicó el viernes 198 fotografías de los archivos de investigaciones del ejército relativos a alegatos de abusos contra detenidos en Irak y Afganistán. Es la primera vez que el Gobierno de Estados Unidos divulga imágenes como éstas.

3010. El Pentágono publicó 200 fotos muy esperadas sobre abusos en Irak y Afganistán

Foto: Departamento de Defensa de Estados Unidos.

Pero las fotos, parte de casi 2.100 imágenes que el Departamento de Defensa ha retenido durante más de una década bajo razones de seguridad después de que la American Civil Liberties Union (ACLU) las requiriera, no alcanzan el nivel de las que salieron a la luz en 2004, sobre torturas en la prisión de Abu Ghraib. Las fotografías difundidas el viernes muestran a algunos detenidos, que tienen parte de su cara oculta, con moretones y quemaduras en sus espaldas, pies, manos y cabeza. Ningún soldado norteamericano posa con los detenidos ni los asalta físicamente.

“Estas fotos omiten mostrar un solo acto de abuso que según los propios registros del Gobierno ocurrieron”, declaró en un comunicado el doctor Vincent Iacopino, director de Médicos por los Derechos Humanos (PHR en inglés), una de las partes de la contienda que pedía que se difundieran las imágenes. PHR aseguró que la mayor parte de las fotografías publicadas por el Departamento de Defensa no muestran heridas específicas y que es imposible determinar si los detenidos fueron sometidos a abusos sin información clínica adicional.

En un comunicado, el comandante Gary Ross, portavoz del Depatamento de Defensa, afirmó que estas 198 fotos provienen de una investigación criminal independiente sobre “mala conducta del personal estadounidense”, que constató que 14 de las alegaciones tenían base y las otras 42 no.

“De aquellos casos con alegaciones sustanciales, 65 miembros recibieron algún tipo de acción disciplinaria”, sostuvo Ross. “Las acciones disciplinares van desde las cartas de reprimenda hasta sentencias a cadena perpetua, y de los 65 que recibieron acción disciplinaria, 26 fueron condenados en tribunales militares”.

Las imágenes, tomadas por investigadores militares en 2004 y 2006, fueron difundidas en respuesta a un largo caso abierto por el Freedom of Information Act (FOIA) contra el Gobierno de Estados Unidos por la ACLU, que buscaba registros sobre el trato de los detenidos en custodia del ejército de Estados Unidos. Las imágenes más incendiarias, como la de soldados estadounidenses apuntando una escoba al recto de un detenido encapuchado, siguen retenidas porque el Departamento de Defensa afirma que difundirlas puede poner en peligro las vidas del personal estadounidense sirviendo en otros territorios.

“La divulgación de esas fotos ha sido largamente aplazada, pero más importante que su difusión es el hecho de que cientos de imágenes siguen ocultas”, declara el director legal de ACLU, Jameel Jaffer. “Las aún secretas imágenes son la mejor prueba de los serios abusos que tuvieron lugar en los centros de detención militares. La ocultación selectiva implica el riesgo de confundir al público sobre la verdadera extensión del abuso”.

En mayo de 2009, después de prometer que su administración no enfrentaría las apelaciones de las cortes judiciales que obligaran a difundir las fotografías, el presidente Barack Obama retrocedió y trabajó junto al Congreso para modificar la FOIA. Quería que las imágenes de abusos de detenidos pudieran se ocultaran indefinidamente, tanto tiempo como precisara el Secretario de Defensa para revisar cada imagen y firmar una certificación que dispensaría cada tres años estableciendo que su divulgación podría causar graves daños a la seguridad nacional. Obama tomó la decisión de ocultar las imágenes cuatro meses después de que firmara una orden ejecutiva — una de sus primeras actuaciones como presidente — prometiendo una nueva era de transparencia y de gobierno abierto.

La primera exención bloqueando la difusión de las imágenes fue firmada en 2009 por el entonces Secretario de Defensa Robert Gates y fue renovada por su sucesor Leon Panetta en 2012. Pero el juez de distrito estadounidense Alvin Hellerstein, que presidía la demanda de FOIA de la ACLU, dijo que la exención de Panetta era “deficiente” porque “no estaba suficientemente individualizada y no establecía las bases del propio secretario para concluir que la divulgación pondría en peligro a americanos”, como requerían los cambios de la FOIA aprobada por el Congreso en 2009. Hellerstein ordenó al DoD que publicara todas las fotografías. La administración Obama recurrió esta decisión.

El pasado noviembre, el secretario de Defensa Ash Carter firmó un nuevo certificado de exención después de que funcionarios militares dirigieran una revisión individualizada de las fotografías y determinaran que muchas de ellas debían de permanecer ocultas. Aunque Carter también dijo entonces que el Pentágono podía retirar el certificado de las 198 fotos publicadas el viernes porque no dañarían la seguridad nacional.

“Esto se determinó siguiendo una rigurosa revisión de las fotografías y a la luz de las recomendaciones del Presidente del Estado Mayor Conjunto de los Estados Unidos, el mando central de Estados Unidos, el mando de Estados Unidos en África y el comandante de las fuerzas armadas estadounidenses en Afganistán”, sostuvo Ross.

Naureen Shah, director del Programa estadounidense de Seguridad y Derechos Humanos de Amnistía Internacional, declaró que las imágenes difundidas el viernes son sólo “una pequeña proporción de las historias de horror reales que constatan lo que es la tortura del Gobierno de Estados Unidos”.

“Los fiscales deben revisar aquellos y otros documentos en busca de pruebas de tortura y otros malos tratos”, declara en un comunicado. “Estas fotos no son sólo recordatorios de las torturas cometidas por personal estadounidense, también han de ofrecer nuevas pruebas sobre conductas criminales. Los fiscales deben reabrir y expandir inmediatamente las investigaciones por torturas y otras violaciones de derechos humanos”.

La ACLU asegura que continuará luchando por la divulgación de las fotografías restantes. La nueva audiencia sobre el caso está prevista para el próximo 19 de febrero.

Tal y como reportó VICE News con anterioridad, una revisión de los informes de investigación criminal probaban que las alegaciones de abuso a detenidos contenía descripciones detalladas de imágenes que aún siguen ocultas.

En una de las fotografías, tres soldados en la Base iraquí de Operaciones Avanzadas St. Mere posaban con tres detenidos iraquíes que estaban “atados en cremallera a las barras en posiciones estresantes, con toda sus ropas y con capuchas en sus cabezas”. Investigadores del ejército también descubrieron que un soldado “poseía una fotografía de sí mismo apuntando con lo que parece una pistola a un prisionero sin identificar, las manos del cual estaban atadas y su cabeza cubierta y cayendo”.

Otra fotografía capturaba el cuerpo de un afgano que fue abatido por soldados estadounidenses en 2004. Se creía que el fallecido era responsable de un ataque con granadas en la base Tycze, que había herido a tres soldados estadounidenses, de acuerdo a las evidencias criminales del ejército.

Otra docena de imágenes, sostienen los informes criminales del ejército, muestran a soldados estadounidenses en Afganistán apuntando rifles de asalto y pistolas en las cabezas y espaldas de detenidos encapuchados y atados, y de militares golpeando a los detenidos.

VICE News obtuvo documentos del Departamento de Defensa en respuesta a una petición FOIA que indicaban que las fotografías pertenecían a 203 investigaciones criminales cerradas sobre abuso a detenidos ocurrido en Afganistán e Irak. El Departamento de Defensa armó una comisión para evaluar las imágenes en 2009, y las imágenes se clasificaron en diferentes categorías:

– Categoría A: Precisará explicación; atroz, icónico, dramático.

– Categoría B: Probablemente necesita explicación; heridas o humillación.

– Categoría C: Puede que necesite explicación; heridas sin contexto.

Los documentos siguen para explicar cómo el Gobierno intenta “mitigar la amenaza de la seguridad y la estabilidad política” y dar respuesta a la publicación de las fotografías en 2009, que incluyen disculpas a los “socios regionales” y “audiencias que puedan encontrarlas humillantes”.

Ross, el portavoz del Departamento de Defensa, dijo que Obama ha dejado claro que Estados Unidos va a asegurar un trato seguro, legal y humano de los individuos bajo su custodia en el contexto de conflictos armados, consecuentemente con las obligaciones de los tratados de Estados Unidos, incluida la Convención de Ginebra.

____________________

Autoría: Jason Leopold

Fuente: pacifista.co

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 14/02/2016 por .
A %d blogueros les gusta esto: